St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

XIX Domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Imaginamos a Jesús agotado físicamente después de haber saciado el hambre de la gente y de haberse despedido de todos. Los discípulos se han ido a pescar, pero El necesita retirarse a solas para orar. Si el mismo Jesús necesita orar, ¡cuánto más nosotros! La barca de los discípulos se deja llevar sin rumbo por el viento. Así es nuestra vida muchas veces: caminamos sin rumbo, arrastrados por nuestras pasiones, sin un objetivo fijo, sin fuerzas para enderezar nuestra vida. Pero Jesús acude en su ayuda caminando sobre las aguas. Es un signo de su divinidad y los discípulos se asustaron, “se turbaron” como María cuando recibió el anuncio del ángel ante el misterio de Dios que se le había revelado. Pedro y los doce quedaron turbados ante la verdad de Jesús que se estaba manifestando. Jesús les da ánimo, su identidad, “soy yo”, da confianza al hombre que se debate siempre en el temor, la angustia, la desesperación o el vacío. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVIII del tiempo ordinario ciclo A 2017

Escuchadlo. Este es el mensaje principal. Los apóstoles eran judíos practicantes, que creían con certeza que lo que les salvaría era el cumplimiento de la Ley judía, la ley que Dios les había transmitido a través de Moisés y de los profetas. Jesús mismo era un judío practicante de la Ley, pero Jesús no había venido a abolir la ley de Moisés, pero sí a perfeccionarla. A partir de ahora, ellos, los apóstoles, lo que debían hacer es escuchar a Jesús y seguirle a él como único maestro, como única ley, como única palabra de Dios. Nosotros hoy, si somos verdaderos cristianos, no tenemos ningún problema en creer que lo que nos salva es la fe en Jesús, no las obras de la Ley judía. Pero los apóstoles todavía no habían descubierto esto y, por eso, la voz del Padre que les dice desde la nube que crean en Jesús y le sigan, era algo nuevo para ellos. A partir de ahora deben escuchar sólo a Jesús, porque sólo él, Jesús, es el predilecto del Padre, superando la ley de Moisés y de los profetas. No les dice que olviden la Ley, sino que la superes, como ha hecho Jesús, su Maestro. Tampoco nosotros, los cristianos de hoy, debemos intentar abolir las leyes religiosas, pero sí debemos, un día sí y otro también, perfeccionar las leyes de Dios y de la Iglesia. La Iglesia de Cristo debe estar en una continua y constante renovación y perfeccionamiento de sus leyes religiosas, para que cada día nos acerquen un poco más al seguimiento más perfecto de Cristo. Otro mensaje que, según creo yo, también nos brinda esta fiesta de la Transfiguración del Señor es lo que podríamos llamar, con palabras del Papa Francisco, la necesidad de una Iglesia es salida, no pretender encerrar a la Iglesia en la sacristía, o en la capilla, ante el Santísimo. Los tres apóstoles se sentían tan a gusto contemplando a Jesús transfigurado sobre la cumbre del Tabor, que querían quedarse allí a vivir haciendo tres tiendas, una para Jesús, otra para Moisés y otra para Elías. Pero Jesús les manda bajar de la montaña y seguir camino, un camino lleno de peligros y sufrimientos, hacia Jerusalén. Salir de la Iglesia en busca de las ovejas perdidas, para traerlas al redil de Cristo, es ahora y será siempre una tarea complicada. Pero es nuestra tarea, la tarea de Iglesia de Cristo hoy. En este sentido, dice el Papa Francisco que debemos caminar los cristianos de hoy hacia esta Iglesia, hacia una Iglesia en salida. Continue reading


Leave a comment

XVII Domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Hay muchas cosas buenas e importantes en nuestra vida, pero siempre hay algo que es lo más importante y, por amor de esto más importante, necesitamos saber prescindir de otras cosas secundarias. La familia cristiana, por ejemplo, se construye sobre el amor cristiano; también son importantes otros valores, como pueden ser la economía familiar, o saber respetar los distintos gustos de cada miembro de la familia, pero estos otros valores siempre deben estar subordinados al valor primero, que es el amor. Cada uno de nosotros debe saber discernir, en cada caso, qué es lo más importante en nuestra vida y subordinar todo lo demás a lo más importante. Este discernimiento puede resultar a veces difícil de hacer, pero merece la pena que lo busquemos con insistencia y humildad, mediante el diálogo y la oración, y que actuemos siempre con generosidad y sinceridad. En la primera lectura se nos habla del rey Salomón, a quien el Señor le prometió darle lo que le pidiera; el rey pidió al Señor “un corazón dócil para gobernar a su pueblo, para discernir el mal del bien”. Esto era lo más importante para el rey Salomón, en aquel momento, y a esto subordinó una vida larga para él y las riquezas, tal como se nos dice en este texto del libro de los Reyes. “Al Señor le agradó que Salomón le hubiera pedido aquello” y por eso le concedió una gran sabiduría para gobernar a su pueblo, dándole “un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni después de él”. Vamos a pedirle también nosotros al Señor que nos dé un corazón sabio e inteligente, para saber discernir en cada momento qué es lo que más nos conviene y actuar en consecuencia. Porque si, en nuestra vida, nos equivocamos en la elección de valores y de amores, nos equivocamos en lo más importante de la vida. Continue reading


Leave a comment

XVI Domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

En los evangelios encontramos hasta 10 parábolas sobre el Reino. Jesús hablaba en parábolas para hacerse entender mejor por la gente que le seguía. Un buen ejemplo para los predicadores de hoy día que muchas veces utilizamos un lenguaje elevado, clerical izado y desencarnado de la realidad. En el evangelio de hoy hay nada menos que tres parábolas o comparaciones de lo que es el Reino: la buena semilla sembrada en el campo, el grano de mostaza y la levadura. Las tres nos hablan de vida y de crecimiento, pero también del peligro que acecha e impide la realización del reino de Dios. Porque el Reino “no es de este mundo”, pero comienza aquí en este mundo, aunque todavía no ha llegado a su plenitud. Es el “ya, pero todavía no”. Jesús dejó bien claro que su Reino no es como los reinos de este mundo. En él es primero el que es último, es decir el que sirve, no el que tiene el poder. Muchas veces quisieron hacer rey a Jesús, pero El lo rechazó porque había venido a servir y no a ser servido. Su mesianismo no es político ni espectacular, sino silencioso y humilde. En este sentido, recuerda San Agustín que “no dice que su reino no está en este mundo, sino que no es de este mundo. No dice que su Reino no está aquí, sino no es de aquí”. Continue reading


Leave a comment

XV domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Al sembrar, un poco cayó al bode del camino; otro poco cayó en terreno pedregoso; otro poco cayó entre zarzas; el resto cayó en tierra buena. La parábola nos cuenta lo que hacía un sembrador normal, en tiempo de Jesús. Hay que suponer que la intención del sembrador y la semilla que sembraba siempre eran igualmente buenas; el sembrador sembraba con la esperanza y el deseo de que toda la semilla que él esparcía en la tierra pudiera dar fruto abundante. Parece que la dificultad de una buena cosecha, tal como se describe en esta parábola, no estaba en la torpeza del sembrador, ni en la mala calidad de la semilla, sino en la mala calidad y en las malas condiciones de la tierra en la que se sembraba. A pesar de todo, el sembrador seguía sembrando año tras año. Es posible que hoy muchos de los sembradores de la palabra de Dios, los predicadores y los catequistas, tengan que sembrar su semilla en un campo, en una tierra parecida a las tierras en las que sembraban los buenos sembradores galileos. Tenemos que sembrar a voleo, en una tierra en la que hay muchos bordes de camino, mucho terreno pedregoso, muchas zarzas, y algunos trozos de tierra buena. La dificultad del terreno y la dificultad de la siembra en terreno pedregoso y lleno de zarzas, no debe desanimar nunca a los buenos predicadores, aun sabiendo que la cosecha no será excesivamente abundante. Debemos, por supuesto, afinar la puntería al sembrar y usar las mejores técnicas y tácticas para conseguir la mejor cosecha posible, pero sabiendo que la siembra de la palabra de Dios en nuestra sociedad y en nuestro tiempo actual es una tarea difícil y llena de obstáculos. Sembremos nosotros en cada momento la palabra de Dios como mejor sepamos y podamos, y pidámosle a Dios que sea él, con su gracia, el que dé a nuestra semilla el incremento abundante. Continue reading


Leave a comment

XIV domingo tiempo ordinario 2017 ciclo A

Los sabios y entendidos a los que se refería Jesús en esta ocasión eran los doctores de la Ley, fariseos, escribas, que no le aceptaban como Mesías y, o no creían en sus milagros, o creían que los milagros que hacía los hacía por obra del príncipe de los demonios. Es decir, gente a la que su orgullo, su vanidad y sus intereses religiosos y políticos no les permitían reconocer la verdad de la doctrina y de la vida de Jesús de Nazaret. Porque la vida y la doctrina de Jesús eran para ellos una denuncia constante de sus intereses egoístas y perversos y de su vida hipócrita. La gente sencilla era, en cambio, buena gente, gente sencilla que creía lo que veía y se alegraba del bien que Jesús estaba haciendo a muchas personas enfermas, marginadas, pecadores, a gente humilde y de buena voluntad. En definitiva, Jesús alaba a su Padre y le da gracias por dar su gracia a los humildes y por negársela a los soberbios. La pregunta que debemos hacernos nosotros ahora es si realmente nosotros actuamos como los sabios y entendidos a los que Jesús critica, o como la gente sencilla a los que Jesús alaba. Es decir, si Jesús puede alabar y dar gracias a su Padre por nuestra vida, o no. Porque sería muy triste que nuestra sabiduría, nuestro entendimiento, nuestra cultura, nos incapacitaran para seguir a Jesús y para ser buenos discípulos suyos. En nuestro caso, nuestra sencillez no sólo no debe verse ocultada e impedida por nuestros conocimientos y estudios, sino todo lo contrario. La ciencia debe llevarnos hacia Dios y el amor a Dios debe iluminar nuestro amor a la ciencia. La sabiduría busca siempre la verdad y la verdad grande y última está siempre en Dios. Continue reading


Leave a comment

XIII domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Cuando el evangelista pone en labios de Jesús la expresión “el que ama a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí” nos deja desconcertados. Puede que exclamemos como dicen hoy los chicos ¡qué fuerte! Quizá pensemos que Jesús no quiere acogernos, que es demasiado exigente o tal vez ignora nuestra realidad pecadora. Nada de eso… Jesús sabía muy bien a quién estaba hablando y lo que quería decir. Estas palabras desconcertantes muestran la radicalidad del seguimiento de Jesús. No vale quedarse a medio camino. Si decidimos seguirle, debe ser con todas las consecuencias. La persona de Cristo debe ser para el cristiano el centro y el valor absoluto de su vida. Lo demás debe quedar en segundo plano. Esto no quiere decir que no amemos o no nos preocupemos de nuestra familia, sino que sepamos priorizar. Estoy seguro de que el que ama a Jesucristo con todo su ser demuestra también su amor a los demás, comenzando por los suyos. Continue reading