St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

XII Domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

“Una caña que piensa”: Este es el hombre por definición de Blas Pascal. Pero quien escuche nuestras quejas ha de cambiar irremediablemente el texto: “Una caña que tiembla”. Tal es el bagaje de temores que llevamos almacenados en nuestra alforja. Quizás el hombre de las cavernas estrenó su miedo alguna noche tempestuosa, cuando no pudo interpretar los terribles ruidos de la selva. Quiso enseguida eliminar sus temores, se confesó valiente ante sí mismo. Pero a la mañana siguiente comprobó que tener miedo era algo suyo, imprescindible como sus propias extremidades. De ahí en adelante evaluamos nuestra racionalidad y también catalogamos nuestra madurez, sobre la escala de miedos que nos asedian. Continue reading


Leave a comment

Domingo de Corpus Cristi ciclo A 2017

Celebrar el “día del Corpus” es honrar a Jesucristo, presente en la Eucaristía y presente también en nuestras vidas. Celebrar la Eucaristía es dar gracias a Dios. Eucaristía viene del griego “eu-jaris”, que significa “buena gracia”. Damos gracias a Dios por regalo de su Palabra, por su Cuerpo entregado por nosotros y por su Sangre derramada por nosotros. La Eucaristía es el “misterio de nuestra fe”, es el sacrificio de la Nueva Alianza, es memorial de la muerte y resurrección de Cristo y es sacramento de amor y de unidad. Sólo celebramos bien la Eucaristía si tenemos los mismos sentimientos de Jesús. La fracción del pan, expresión con la que los primeros cristianos designaban la Eucaristía, refleja perfectamente lo que Jesús quiso mostrarnos al partirse y repartirse por nosotros. No olvidemos que el altar no sólo es “ara” para el sacrificio, es también mesa del compartir. Cuando ponemos el mantel y adornamos la mesa del altar estamos significando que allí se va a celebrar una comida fraterna. Y en esta mesa nadie está excluido. A ella están invitados todos: el parado que busca desesperado un trabajo, el inmigrante que se siente rechazado, el anciano que vive su soledad, el joven desesperado, la mujer explotada. Aquí no hay rechazo, ni soledad, ni explotación; aquí hay acogida, ayuda y solidaridad.
En este banquete al que Jesús nos invita no hay “Comunión” si no hay antes comunión de vida. El pan que partimos, ¿nos une a todos con el cuerpo de Cristo? Esta es la pregunta que nos formula el Apóstol en la segunda carta a los Corintios. Comulgamos con Cristo y con los hermanos. Si esto segundo no se da, lo primero pierde todo su valor. Somos muchos, pero todos formamos un solo cuerpo. Por eso la Eucaristía es sacramento de unidad. Adoremos a Cristo en el Santo Sacramento del Altar y amemos al hermano que está desamparado. La procesión del Corpus nos debe llevar a iniciar otra procesión al encuentro del hermano necesitado.
Transmitir esperanza es fundamental en la difícil situación social y económica que seguimos viviendo. En nuestro día a día debemos luchar mano a mano para salir adelante y superar las difíciles situaciones que estamos viviendo. Una Esperanza, como nos invita el Papa Francisco, que lleve la humanización integral y la dignidad de las personas que sufren. Una esperanza también desde la palabra que comunica vida y cercanía. Construir espacios de esperanza es salir al encuentro del otro y estar abiertos a sentir la realidad sufriente de los demás como la tuya misma. Es compartir otras realidades en diálogo permanente con la sociedad, sin prejuicios, con actitud abierta y esperanzada. Como seguidores de Jesucristo debemos estar al lado de los que más sufren, padeciendo con ellos y junto a ellos las dificultades que les han tocado vivir. Porque sólo con la unión y entrega desinteresada de todos nosotros podremos conseguir hacer mucho más. Esto es vivir la Eucaristía. Por José María Martín OSA. Betania. Es. Diego Ospina

 


Leave a comment

Domingo de la Santísima Trinidad ciclo A 2017

La fiesta de la Santísima Trinidad puede dar pie a las reflexiones teológicas más profundas sobre Dios o a la experiencia de amor más grande. O quizá a las dos cosas. Cada vez que leo este evangelio me maravillo de la sencillez con la que Jesús nos muestra quién es Dios, cómo es Dios, que hay en su corazón. Y es que nosotros, muchas veces, la tergiversamos y la amoldamos a nuestros intereses. Pero Dios no se deja atrapar por nuestras manipulaciones. Continue reading


Leave a comment

Domingo de la Santísima Trinidad ciclo A 2017

La fiesta de la Santísima Trinidad puede dar pie a las reflexiones teológicas más profundas sobre Dios o a la experiencia de amor más grande. O quizá a las dos cosas. Cada vez que leo este evangelio me maravillo de la sencillez con la que Jesús nos muestra quién es Dios, cómo es Dios, que hay en su corazón. Y es que nosotros, muchas veces, la tergiversamos y la amoldamos a nuestros intereses. Pero Dios no se deja atrapar por nuestras manipulaciones. Continue reading


Leave a comment

VII Domingo de Pascua ciclo A 2017

En el día de la Ascensión se nos recuerda la urgencia de transmitir la fe que profesamos y vivimos. No es fácil la tarea que nos asigna el Señor. Porque soplan vientos contrarios a todo aquello que esté relacionado con el espíritu. En un mundo en el que predomina lo superficial, lo epidérmico, el goce inmediato, la falta de referencias, resulta complicado anunciar el Evangelio. Pero Jesús nos dice: “Id y haced discípulos de todos los pueblos”. la Iglesia es por esencia misionera. Ser testigos de Jesucristo supone anunciarle a Él y enseñar a todos a guardar todo lo que Él nos ha mandado. Apasionante…, sobre todo porque sabemos que estará con nosotros “todos los días hasta el fin del mundo” No nos quedemos mirando al cielo, ¡basta ya de lamentaciones! Continue reading


Leave a comment

Domingo de Pentecostés ciclo A 2017

Hoy es la fiesta del Espíritu, el día en el que unos apóstoles y discípulos de Jesús, con la recepción del Espíritu Santo sufrieron una transformación interior tal que les cambió la vida para siempre. Por eso, podemos decir que hoy es también el cumpleaños de la Iglesia. Hasta el momento de la recepción del Espíritu Santo, los apóstoles y discípulos de Jesús eran unas personas bastante desconcertadas, miedosas, sin influencia en la sociedad en la que vivían. Pero cuando recibieron el Espíritu Santo y se les incendió el alma de vida espiritual y de espíritu cristiano cambiaron totalmente. Todo esto lo hemos oído decir y predicar ya muchas veces. Yo hoy quiero añadir que los apóstoles y discípulos del Resucitado, cuando recibieron el Espíritu Santo recibieron también los dones y los frutos del Espíritu. Tanto los dones como los frutos del Espíritu Santo son innumerables, pero tradicionalmente hemos hablado de 7 dones del Espíritu Santo y, cuando hablamos de los frutos del Espíritu frente a los frutos de la carne, lo hacemos con las palabras que nos dice san Pablo en Gálatas 5. Pues bien, yo le pido hoy al Espíritu que derrame sobre cada uno de nosotros sus siete dones: sus dones de sabiduría y entendimiento, de consejo y ciencia, de piedad, fortaleza y temor de Dios. Y que en nuestra vida ordinaria manifestemos los frutos del Espíritu: amor, paz, longanimidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Meditemos cada uno de nosotros en la importancia cristiana que tiene el vivir cada día de nuestra vida en conformidad con los dones y los frutos del Espíritu, manifestando en nuestro comportamiento interior y exterior que somos hijos del Espíritu, no hijos de la carne. Continue reading


Leave a comment

VI Domingo de Pascua Ciclo A 2017

“Si me amáis, guardaréis mis mandamientos”. Me viene a la mente una parábola que escuché hace tiempo: “Un amigo no creyente le dijo a un recién convertido que ya que decía que se había convertido a Cristo sabría mucho sobre El: ¿en qué país nació, a qué edad murió, cuántos sermones pronunció…? — Pues no sé contestar a ninguna de tus preguntas, contestó el nuevo cristiano. — Entonces, ¿cómo es que dices que te has convertido a Cristo, pues apenas sabes nada sobre El…? Continue reading