St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Pope’s Homily at Jubilee for Catechists is About Key Message of the Faith

Pope’s Homily at Jubilee for Catechists


Leave a comment

Living the Moral Life 68

Prayer, faith, and the things of faith not seen, are the driving force of the faith seen. We will be motivated to do works, in so far as we have a relationship with Jesus. If our relationship with Jesus is weak, our works will be weak. If we have a strong relationship with Jesus, our desire to do the will of God will be stronger. How close are you to Jesus? Continue reading


Leave a comment

Pope Contrasts Restlessness Made by Holy Spirit and Anxiety Caused by Unclean Conscience

Morning Homily: Pope Contrasts Restlessness Made by Holy Spirit and Anxiety Caused by Unclean Conscience


Leave a comment

Pope Francis Gives 2 Verbs of Mercy at General Audience

Pope Francis Gives 2 Verbs of Mercy at General Audience


Leave a comment

You Cannot Serve both God and Mammon


Leave a comment

Living the Moral Life 67

The moral life is always going to be a pilgrimage we make through our lives. In this pilgrimage, we are not alone. We have each other, but we also have our Father in Heaven helping us along the way. By the very gift of baptism, we can call God our Father (Mt 6:9). Our Father in Heaven is always there for us. It doesn’t matter what time of day it is or where we are at, He is always willing to listen. He is never too busy texting or staring at the screen. We have access to His lap 24/7. Continue reading


Leave a comment

Domingo XXV tiempo ordinario ciclo C

Las palabras de Jesús son muy claras y tajantes, pero nosotros, en la práctica de nuestra vida diaria, muchas veces no lo vemos tan claro y nos las arreglamos para servir al dinero, tratando de convencernos a nosotros mismos de que por servir al dinero no dejamos de servir a Dios. No voy a poner ejemplos; que cada uno se examine a sí mismo. El dinero es una tentación casi universal para el ser humano. No son sólo los banqueros, o los empresarios sin escrúpulos, o los padres y madres de familia que buscan con la mejor intención el bien de sus hijos, todos nos sentimos más de una vez tentados por la atracción poderosa del caballero don dinero. Y cuando digo todos, incluyo también a los que por voto o profesión hemos renunciado oficialmente al afán de tener dinero. El desmesurado afán de poseer dinero ha sido, a lo largo de los siglos, una de las principales causas de las guerras, de las discordias, de las corrupciones políticas y sociales, de las desavenencias familiares y de toda clase de males. La decadencia de los grandes imperios, y de muchas Órdenes religiosas, no ha sido la pobreza padecida o profesada, sino la ambición desmesurada de dinero y más dinero. Porque el mucho dinero nos lleva fácilmente a la molicie y al vicio, mientras que el poco dinero –no me refiero a la miseria- nos empuja más fácilmente al trabajo y a una vida sobria y ordenada. Servir a Dios es preferir los valores evangélicos a los valores comerciales o materiales. Y para servir a Dios como Dios manda, muchas veces tendremos que saber renunciar a ganar más dinero. En el mundo occidental en el que nosotros vivimos esto no es nada fácil, porque parece que la única crisis que nos preocupa es la crisis económica, mientras que la crisis de valores evangélicos apenas tiene eco en nuestra sociedad. Continue reading