St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

The Bible: Maccabees and Job

The first and second books of Maccabees were originally written as one book, but the Church decided to divide them into two, to make things easier to remember. That happened long before chapter or verse numbers were put into the Bible. The events that took place were during the reign of the Greeks. It is also one of the books that were taken out of the Jewish tradition after the time of Jesus. Continue reading


Leave a comment

XII Domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

“Una caña que piensa”: Este es el hombre por definición de Blas Pascal. Pero quien escuche nuestras quejas ha de cambiar irremediablemente el texto: “Una caña que tiembla”. Tal es el bagaje de temores que llevamos almacenados en nuestra alforja. Quizás el hombre de las cavernas estrenó su miedo alguna noche tempestuosa, cuando no pudo interpretar los terribles ruidos de la selva. Quiso enseguida eliminar sus temores, se confesó valiente ante sí mismo. Pero a la mañana siguiente comprobó que tener miedo era algo suyo, imprescindible como sus propias extremidades. De ahí en adelante evaluamos nuestra racionalidad y también catalogamos nuestra madurez, sobre la escala de miedos que nos asedian. Continue reading


Leave a comment

The Bible: Tobit, Judith and Esther

The Book of Tobit is another one of those fun stories in the Bible. This story is self-contained. What do I mean by that? You can read the book while not knowing where it fits in the Bible and still get a whole story. It is a story of a very holy man named Tobit. Tobit was a very real person and in the first chapter and a half sets the stage for the story. Continue reading


Leave a comment

Domingo de Corpus Cristi ciclo A 2017

Celebrar el “día del Corpus” es honrar a Jesucristo, presente en la Eucaristía y presente también en nuestras vidas. Celebrar la Eucaristía es dar gracias a Dios. Eucaristía viene del griego “eu-jaris”, que significa “buena gracia”. Damos gracias a Dios por regalo de su Palabra, por su Cuerpo entregado por nosotros y por su Sangre derramada por nosotros. La Eucaristía es el “misterio de nuestra fe”, es el sacrificio de la Nueva Alianza, es memorial de la muerte y resurrección de Cristo y es sacramento de amor y de unidad. Sólo celebramos bien la Eucaristía si tenemos los mismos sentimientos de Jesús. La fracción del pan, expresión con la que los primeros cristianos designaban la Eucaristía, refleja perfectamente lo que Jesús quiso mostrarnos al partirse y repartirse por nosotros. No olvidemos que el altar no sólo es “ara” para el sacrificio, es también mesa del compartir. Cuando ponemos el mantel y adornamos la mesa del altar estamos significando que allí se va a celebrar una comida fraterna. Y en esta mesa nadie está excluido. A ella están invitados todos: el parado que busca desesperado un trabajo, el inmigrante que se siente rechazado, el anciano que vive su soledad, el joven desesperado, la mujer explotada. Aquí no hay rechazo, ni soledad, ni explotación; aquí hay acogida, ayuda y solidaridad.
En este banquete al que Jesús nos invita no hay “Comunión” si no hay antes comunión de vida. El pan que partimos, ¿nos une a todos con el cuerpo de Cristo? Esta es la pregunta que nos formula el Apóstol en la segunda carta a los Corintios. Comulgamos con Cristo y con los hermanos. Si esto segundo no se da, lo primero pierde todo su valor. Somos muchos, pero todos formamos un solo cuerpo. Por eso la Eucaristía es sacramento de unidad. Adoremos a Cristo en el Santo Sacramento del Altar y amemos al hermano que está desamparado. La procesión del Corpus nos debe llevar a iniciar otra procesión al encuentro del hermano necesitado.
Transmitir esperanza es fundamental en la difícil situación social y económica que seguimos viviendo. En nuestro día a día debemos luchar mano a mano para salir adelante y superar las difíciles situaciones que estamos viviendo. Una Esperanza, como nos invita el Papa Francisco, que lleve la humanización integral y la dignidad de las personas que sufren. Una esperanza también desde la palabra que comunica vida y cercanía. Construir espacios de esperanza es salir al encuentro del otro y estar abiertos a sentir la realidad sufriente de los demás como la tuya misma. Es compartir otras realidades en diálogo permanente con la sociedad, sin prejuicios, con actitud abierta y esperanzada. Como seguidores de Jesucristo debemos estar al lado de los que más sufren, padeciendo con ellos y junto a ellos las dificultades que les han tocado vivir. Porque sólo con la unión y entrega desinteresada de todos nosotros podremos conseguir hacer mucho más. Esto es vivir la Eucaristía. Por José María Martín OSA. Betania. Es. Diego Ospina

 


Leave a comment

Trinity Sunday: Rejoicing in Knowing Who God Is


Leave a comment

The Bible, Ezra and Nehemiah

The Bible, generally speaking, is in chronological order, but not strictly speaking. Genesis starts with the origin of humanity. Matthew was not necessarily the first writer of the Gospels, nor were the letters of Paul put in the order that he wrote them. This is also true for the Old Testament. Ezra and Nehemiah were both associated with the restoration of the Temple after the Babylonian exile. Ezra comes before Nehemiah in the Bible, but it is believed that Nehemiah came first. The Book of Daniel backtracks to the Babylonian exile and fills in what happened during that period.  Continue reading