St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Domingo XX tiempo ordinario ciclo C 2019

Son múltiples los textos en los que se nos dice que Cristo sí vino al mundo a traernos la paz. Por citar sólo algunos textos que sabemos de memoria todos los cristianos, podemos recordar lo que todos los días oímos en nuestras eucaristías. Después del Padrenuestro, rezamos siempre: Señor Jesucristo que dijiste a tus apóstoles <la paz os dejo, mi paz os doy> e inmediatamente después el sacerdote desea a todos los fieles que <la paz del Señor esté con todos vosotros> e invita a todos los fieles a darse mutuamente la paz. Al terminar nuestras eucaristías despedimos a los fieles diciéndoles: <Podéis ir en paz>. El mismo Cristo cuando se hace presente entre sus discípulos, después de la resurrección, siempre les saluda diciendo: <la paz esté con vosotros>. Podríamos añadir textos y textos del evangelio, de san Pablo y de los santos Padres, en los que se dice muy claramente que Cristo es nuestra paz, pero no es necesario. ¿Cómo explicar entonces este texto del evangelio según san Lucas en el que el mismo Cristo nos dice que él no ha venido al mundo a traer la paz, sino la división? La explicación más clara la tenemos en un texto del evangelio según san Juan en el que se nos dice literalmente: <os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo> (Jn 14, 27). La paz que nos da Cristo no es simple ausencia de guerras, o simple sumisión a las autoridades, es, sobre todo, lucha esforzada contra la injusticia. La justicia y la paz se besan, como se nos dice en distintos textos de la Biblia, dándonos a indicar que sin justicia social y moral no puede haber paz evangélica. Mirando a la vida de Cristo esto lo vemos muy claramente: Cristo no vivió en paz con las autoridades sociales y religiosas de su tiempo, sino en franca oposición. Por eso le mataron, porque denunció la injusticia de los injustos y criticó valiente y públicamente a los que querían hacer de su interesada y mundana justicia un arma con la que hacer callar a los que vivían explotados y marginados. La paz de Cristo, la paz del evangelio es enemiga muchas veces de la paz del mundo. Continue reading


Leave a comment

Domingo XIX tiempo ordinario ciclo C 2019

En el Libro de la Sabiduría hace alusión a la “noche de la liberación”. Todos los israelitas saben que es el momento crucial de su historia: noche de la acción de Dios y del futuro del pueblo. El recuerdo de aquella noche da ánimo para superar las dificultades actuales. La promesa de Dios sostiene el ánimo de los que pasan la prueba de la fe, lo mismo ayer que hoy. Esta “misma acción” es la muerte de los egipcios perseguidores y la liberación de los israelitas cuando el paso del Mar Rojo. Este es un principio clave en el libro de la Sabiduría: una misma cosa, un mismo suceso, por la mano de Dios, se convierte para unos, el pueblo elegido, en salud, y para otros, los enemigos de Israel, en condena. El creyente israelita tiene la seguridad interna de que Dios actúa en la historia entonces como ahora. Si entonces les libró de la opresión ¿por qué no ahora? Hay aquí una alusión al sacrificio del cordero pascual que se hacía en cada casa. Se sabe unir el aspecto transcendente y la actuación del hombre. El banquete en común expresa y corrobora ese vínculo con una sanción sagrada. Para vivir una fe con cierta profundidad hay que tener siempre ante los ojos el hecho fundacional, en nuestro caso el bautismo. El creyente de hoy, más que estar preparado y en pie para comer la pascua, tiene que estar en una actitud real de ayuda mutua y de lucha codo con codo contra lo que es contrario a la sabiduría: la falsedad que engendra toda injusticia, la tranquilidad engañosa del tirano, cualquier degradación del hombre…….. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVIII tiempo ordinario ciclo C 2019

Las lecturas de la misa de hoy, mis queridos jóvenes lectores, se complementan entre sí y son de actualidad. En mis tiempos de enseñanza primaria teníamos unos libros destinados a adiestrarnos en la lectura, tal como un piloto de aviación se entrena en un simulador de vuelo. Ahora bien, el contenido de los textos de las tales antologías, siempre era didáctico. Al leer el evangelio de hoy me he acordado del cuento de la lechera, una fábula de Esopo, que nunca faltaba en tales manuales. La narración, pues, era de dominio público, jóvenes y viejos, escolares y abuelos. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVII tiempo ordinario ciclo C 2019

Jesús enseña a sus apóstoles el Padrenuestro que es, en muy pocas palabras, la más alta cumbre de la teología. Y nos muestra un Dios Padre que va a ocuparse de nosotros en lo material y en lo espiritual. A Dios podemos pedirle pan y santidad, justicia y paz, protección y futuro. Tras mostrar el Padrenuestro, Jesús comunica dos condiciones de la oración que, a veces, dejamos de cumplir y utilizar. ¿Por qué no rezamos constantemente? ¿Por qué, asimismo, no importunamos a Dios con nuestras peticiones? Dios nos lo va a dar todo. Pero rezamos poco. Y puede ser prueba de nuestra soberbia o de nuestra desesperanza. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVI tiempo ordinario ciclo C 2019

En estos días de convivencia familiar y de compartir con amigos el descanso veraniego, se nos llama a practicar la hospitalidad, siguiendo el ejemplo de Abraham. Dar de comer al hambriento y de beber al sediento es una obra de misericordia y una demostración de acogida al prójimo. Abrahán fue llamado “el amigo de Dios”. El texto narra con sencillez y calor humano la acogida que Abrahán, el más ilustre de todos los nómadas, dispensa al mismo Dios. Abrahán despliega en su honor todas las delicadezas de la hospitalidad proverbial en los hombres del desierto. La narración alcanza su punto culminante en la promesa. Abrahán y Sara eran dos ancianos, pero Abrahán había esperado contra toda esperanza. El nacimiento de Isaac vendría a demostrar que la esperanza de Abrahán en su amigo fiel no iba a ser defraudada. Continue reading


Leave a comment

Domingo XV tiempo ordinario ciclo C 2019

El culto a Dios, ya bien trazado en la Ley, se confirma. También el amor al prójimo. Y junto a eso, la descripción de quien ayuda al necesitado y de quien no. Los que no se acercan al viajero malherido son, precisamente, los más altos representantes de la religión oficial judía. Y el pecado de omisión tiene varias lecturas, porque tanto el levita como el sacerdote no se acercaron al hombre que yacía porque, tal vez, podría estar muerto y la cercanía a un cadáver volvía impuros –según la Ley— a los sacerdotes judíos y no podían actuar. Pero, obviamente, ese era el pretexto. La cuestión básica fue no prestar ayuda. No sentir compasión por el semejante herido y abandonado. Continue reading


Leave a comment

Domingo XIV Tiempo Ordinario ciclo C 2019

Las lecturas de hoy nos muestran la diferencia entre los que aceptan el mensaje de Dios y los que lo rechazan. En la primera lectura, del profeta Isaías, se proclama la paz y bondad que Dios dará a su pueblo si son fieles a la Alianza, pero ellos son responsables si se alejan de Dios. En el evangelio de Lucas, Jesucristo manda a los setenta y dos discípulos a los pueblos antes de que llegue El. Les manda llevar paz y curar a los enfermos. Pero respecto a los pueblos que rechazan al evangelio, Jesús le dice a sus discípulos que sacudan el polvo de sus pies «en señal de protesta» contra tales pueblos. La decisión libre que rechaza el evangelio trae separación de Dios. Somos nosotros los que nos alejamos, no es Dios el que nos abandona. Hemos de reconocer las consecuencias de rechazar el Evangelio. Cuando reconocemos esas consecuencias, reiteramos la urgencia de aceptar la invitación de vivir el Evangelio. Continue reading