St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Domingo de Pentecostés ciclo C 2019

El domingo pasado al ascender a los cielos Jesús encargaba a los discípulos una misión: guardar todo lo que les había enseñado y predicar el Evangelio por todo el mundo. Tarea ardua y difícil, pero a la vez apasionante. Tienen fe, están juntos, pero tienen miedo a salir fuera por temor a los judíos, necesitan un empujón. Estando juntos, reunidos, compartiendo los miedos y las ilusiones, compartiendo el recuerdo de Jesús, el Espíritu los sacudió como un vendaval violento y como unas llamas de fuego. Es el gran desconocido en la Iglesia, pero su fuerza y su impulso siguen actuando en el interior del creyente. Hoy es el día grande en que Jesús Resucitado nos envía su Espíritu. Es Pentecostés, el punto de inicio de la Iglesia. Juntos, en comunidad y con la fuerza del Espíritu, podemos hacer realidad y mostrar a todos el amor, la misericordia, la comunión entre todos los hombres. Continue reading


Leave a comment

Domingo de la Santísima Trinidad ciclo C 2019

Voy a referirme a la hermosura de los textos que de este domingo, en el que celebramos la primera solemnidad del Tiempo Ordinario: la Santísima Trinidad. En el fragmento del Libro de los Proverbios, la Sabiduría de Dios habla en primera persona y señala su origen. La mayor hermosura coincide en las últimas palabras: “…yo estaba junto a él, como aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres.” Luego el salmista se va a preguntar: “¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?, lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad”. El final del texto de San Pablo -Epístola a los Romanos— se dice: “porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.” Finalmente, el Evangelio de San Juan afirma: “El Espíritu de la Verdad os guiará hasta la verdad plena”. Continue reading


Leave a comment

VI domingo de pascua ciclo C 2019

La Iglesia está amenazada de quedarse en los medios, los ritos, y olvidarse de lo fundamental, la interioridad de la fe. También nosotros corremos el riesgo de confundir las tradiciones con la verdad, de afirmar como eterno e inmutable lo que es fruto de una época, de hacer apología de nuestra fe con una filosofía ya superada, de imponer cargas y obligaciones que alejan de lo fundamental, de sostener que viene de Dios lo que viene del hombre. Necesitamos vino nuevo en odres nuevos, recuperar la sintonía con la cultura y con el hombre de nuestro tiempo.. El Papa Francisco constantemente nos hace una llamada a recuperar la frescura del evangelio, a valorar lo esencial en el seguimiento de Jesucristo. Continue reading


Leave a comment

IV Domingo de Pascua ciclo C 2019

Jesús, el Buen Pastor. Jesús no se refugió en el templo, o en la sinagoga, sino que recorrió los caminos de Galilea, predicando el reino de Dios, curando enfermos, acercándose con amor a las personas más marginadas y desprotegidas. Así lo indican sus parábolas sobre la oveja perdida, el hijo pródigo, su actitud ante la mujer pecadora, o, sin ir más lejos, las palabras que leemos hoy en este bello relato evangélico de san Juan, referido a Jesús como el Buen pastor. Continue reading


Leave a comment

III domingo de pascua ciclo C 2019

La iglesia nació de Jesús, de su Espíritu, no del esfuerzo de sus discípulos. Es evidente que el esfuerzo y tesón de los discípulos también fue necesario, pero fue el Espíritu de Jesús, el Espíritu Santo, el que dio savia y vida a la primitiva Iglesia cristiana. Cuando los discípulos de Cristo no han actuado movidos por la palabra y el espíritu de Jesús, la Iglesia se ha desorientado lamentablemente y ha perdido eficacia y fecundidad. Tenemos que reconocer que esto ha ocurrido más de una vez a lo largo de toda la historia del cristianismo y esta ha sido la causa de que la Iglesia cristiana haya sido a veces, lamentablemente, muy poco cristiana. Los discípulos de Jesús se habían pasado la noche en el lago bregando como expertos pescadores que eran y no habían pescado nada, pero cuando se dejan guiar por el Maestro recogen tal cantidad de peces que las redes se rompían, hemos de reconocer que lo que quiere decir a sus lectores el evangelista es eso que apuntábamos arriba: que, si la Iglesia cristiana no se deja guiar por Jesús pierde eficacia y autenticidad y puede llegar a ser más que signo del reino de Dios, contra-signo. Y lo que decimos de la Iglesia en general, lo podemos decir de cada uno de nosotros en particular y de cada uno de los grupos y comunidades cristianas que formamos el conjunto de la Iglesia cristiana. Cuanto más apartados vivamos del evangelio de Jesús, más contra-signo de su reino seremos y no podremos ni nosotros mismos considerarnos Iglesia nacida de Jesús, ni tenemos derecho a pedir a la sociedad que nos vea como talles. Hagamos un serio examen de conciencia sobre este punto, cada uno de nosotros en particular y cada uno de los grupos y comunidades que formamos el conjunto de lo que llamamos Iglesia cristiana. Continue reading


Leave a comment

II Domingo de Pascua ciclo C 2019

La Iglesia es santa y pecadora al mismo tiempo, santa porque fue fundada por Jesucristo, aspira a la santidad de todos sus miembros y es apoyada siempre por la gracia salvadora de Jesucristo. Pero está compuesta por hombres y mujeres pecadores. Pretender que en ella todo sea santo es no comprender la condición humana. La fe se vive y se celebra en comunidad y es ella, la Iglesia, el medio e instrumento de salvación, a pesar de sus defectos y pecados. Continue reading


Leave a comment

Domingo de Pascua ciclo C 2019

Ninguno de los discípulos y seguidores de Jesús fue testigo directo del momento de la resurrección. Las dos razones principales que aducían los apóstoles para fundamentar su fe en la Resurrección de Jesús eran la comprobación del sepulcro vacío y las apariciones del Resucitado a algunas de las personas que más le amaron mientras el Resucitado vivió aquí en la tierra. Ninguna de estas dos razones puede demostrar científicamente nuestra fe en la Resurrección, de acuerdo con las exigencias de la historia y de la ciencia empírica actual. Por eso, nuestra fe en la Resurrección es un dogma de fe, una verdad revelada, no una verdad empírica y científicamente demostrable. Continue reading