St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Domingo XX tiempo ordinario ciclo C 2019

Son múltiples los textos en los que se nos dice que Cristo sí vino al mundo a traernos la paz. Por citar sólo algunos textos que sabemos de memoria todos los cristianos, podemos recordar lo que todos los días oímos en nuestras eucaristías. Después del Padrenuestro, rezamos siempre: Señor Jesucristo que dijiste a tus apóstoles <la paz os dejo, mi paz os doy> e inmediatamente después el sacerdote desea a todos los fieles que <la paz del Señor esté con todos vosotros> e invita a todos los fieles a darse mutuamente la paz. Al terminar nuestras eucaristías despedimos a los fieles diciéndoles: <Podéis ir en paz>. El mismo Cristo cuando se hace presente entre sus discípulos, después de la resurrección, siempre les saluda diciendo: <la paz esté con vosotros>. Podríamos añadir textos y textos del evangelio, de san Pablo y de los santos Padres, en los que se dice muy claramente que Cristo es nuestra paz, pero no es necesario. ¿Cómo explicar entonces este texto del evangelio según san Lucas en el que el mismo Cristo nos dice que él no ha venido al mundo a traer la paz, sino la división? La explicación más clara la tenemos en un texto del evangelio según san Juan en el que se nos dice literalmente: <os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo> (Jn 14, 27). La paz que nos da Cristo no es simple ausencia de guerras, o simple sumisión a las autoridades, es, sobre todo, lucha esforzada contra la injusticia. La justicia y la paz se besan, como se nos dice en distintos textos de la Biblia, dándonos a indicar que sin justicia social y moral no puede haber paz evangélica. Mirando a la vida de Cristo esto lo vemos muy claramente: Cristo no vivió en paz con las autoridades sociales y religiosas de su tiempo, sino en franca oposición. Por eso le mataron, porque denunció la injusticia de los injustos y criticó valiente y públicamente a los que querían hacer de su interesada y mundana justicia un arma con la que hacer callar a los que vivían explotados y marginados. La paz de Cristo, la paz del evangelio es enemiga muchas veces de la paz del mundo. Continue reading


Leave a comment

Divine Mercy Message

As I was trying to make my Holy Hour, I saw the suffering Jesus, who spoke these words to me: My daughter, do not pay so much attention to the vessel of grace as to the grace itself which I give you, because you are not always pleased with the vessel, and then the graces, too, become deficient. I want to guard you from that, and I want you never to pay attention to the vessel in which I send you My grace. Let all the attention of your soul be concentrated on responding to My grace as faithfully as possible (Diary, 1599).


Leave a comment

Domingo XVIII tiempo ordinario ciclo C 2019

Las lecturas de la misa de hoy, mis queridos jóvenes lectores, se complementan entre sí y son de actualidad. En mis tiempos de enseñanza primaria teníamos unos libros destinados a adiestrarnos en la lectura, tal como un piloto de aviación se entrena en un simulador de vuelo. Ahora bien, el contenido de los textos de las tales antologías, siempre era didáctico. Al leer el evangelio de hoy me he acordado del cuento de la lechera, una fábula de Esopo, que nunca faltaba en tales manuales. La narración, pues, era de dominio público, jóvenes y viejos, escolares y abuelos. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVII tiempo ordinario ciclo C 2019

Jesús enseña a sus apóstoles el Padrenuestro que es, en muy pocas palabras, la más alta cumbre de la teología. Y nos muestra un Dios Padre que va a ocuparse de nosotros en lo material y en lo espiritual. A Dios podemos pedirle pan y santidad, justicia y paz, protección y futuro. Tras mostrar el Padrenuestro, Jesús comunica dos condiciones de la oración que, a veces, dejamos de cumplir y utilizar. ¿Por qué no rezamos constantemente? ¿Por qué, asimismo, no importunamos a Dios con nuestras peticiones? Dios nos lo va a dar todo. Pero rezamos poco. Y puede ser prueba de nuestra soberbia o de nuestra desesperanza. Continue reading


Leave a comment

Domingo XVI tiempo ordinario ciclo C 2019

En estos días de convivencia familiar y de compartir con amigos el descanso veraniego, se nos llama a practicar la hospitalidad, siguiendo el ejemplo de Abraham. Dar de comer al hambriento y de beber al sediento es una obra de misericordia y una demostración de acogida al prójimo. Abrahán fue llamado “el amigo de Dios”. El texto narra con sencillez y calor humano la acogida que Abrahán, el más ilustre de todos los nómadas, dispensa al mismo Dios. Abrahán despliega en su honor todas las delicadezas de la hospitalidad proverbial en los hombres del desierto. La narración alcanza su punto culminante en la promesa. Abrahán y Sara eran dos ancianos, pero Abrahán había esperado contra toda esperanza. El nacimiento de Isaac vendría a demostrar que la esperanza de Abrahán en su amigo fiel no iba a ser defraudada. Continue reading