St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Vocations Corner: MY Yoke is Easy

The most common reaction that we experience when we lose control of a situation is to have fear. The bigger the situation, the bigger the fear! This very same concept applies to allowing God to have control over our lives as well. Jesus knows this however, which is why He calms us and gives up peace by saying “Come to me, all you who are weary and burdened, and I will give you rest. Take my yoke upon you and learn from me, for I am gentle and humble in heart, and you will find rest for your souls. For my yoke is easy and my burden is light.” This passage is very comforting if we think about what a yoke is. At first glance this might not make sense because a yoke is the tool of burden that oxen wear in order to plow a field – it means hard work! But it takes on a different light when we come to realize that most yokes are made not for one but for two oxen who will pull the load side by side.

So, when Jesus tells us that the way to find peace and rest is to carry HIS yoke, He isn’t simply asking us to do hard work for Him. Rather, He is asking us to work WITH Him, alongside Him. When we accept this fact and embrace the work that He invites us to, it is then that we will truly find rest for our souls.

~Father Keith Romke, Vocations Director


Leave a comment

Domingo II Tiempo Ordinario

Dios nos está llamando siempre, a todos y a cada una de las personas, sin distinción de razas, lenguas, o credos religiosos. A los que conocemos a Cristo nos llama directamente al seguimiento de su Hijo, principalmente a través de la lectura de los evangelios, o de alguna otra forma. A los que, sin culpa propia, no conocen a Cristo les llama siempre a la santidad, de múltiples maneras, a través de la propia conciencia, o de algún buen libro, o de otra persona, o de la naturaleza, o de cualquier otra forma que él crea conveniente. La llamada de Dios al seguimiento de su Hijo y a la santidad es una llamada universal, porque Dios nos considera a todos hijos suyos y quiere que todos nos salvemos. Cristo vino para salvarnos a todos; la redención de Cristo tiene un valor universal. Lo que, desgraciadamente, no es universal es la respuesta de las personas al seguimiento de su Hijo, y a la santidad en general. Son nuestras pasiones, nuestros vicios y pecados, nuestros egoísmos, los que nos hacen sordos a la llamada de Dios. Para seguir a Cristo, para alcanzar la santidad, tenemos que luchar contra múltiples tentaciones, tenemos que vencer las tendencias pecaminosas de la naturaleza, tenemos que nacer de nuevo, como le dijo el mismo Cristo a Nicodemo. Andrés y el otro discípulo que oyeron a Juan siguieron al Cordero de Dios, vieron donde vivía y se quedaron con él. Continue reading


Leave a comment

Acts of the Apostles 3

Last week we looked at how the “Kerygma” (the story of Jesus’ death and resurrection) is the reason for conversion. This is how the Apostles, inspired by the Holy Spirit converted so many people to the faith. We do not need eloquence or some high and lofty programs. All we need is to know the love of God, that He loved us so much, He was willing to come down to us and sacrifice Himself for us. Continue reading


Leave a comment

Domingo de la Epifanía del Señor

voy a referirme a las muchas estrellas que, en nuestras vidas diarias, desde que nacemos hasta que morimos, nos guían y nos orientan. No me refiero, claro, a las estrellas del cielo, sino a las más cercanas estrellas de la tierra. En circunstancias normales, para los niños las primeras estrellas que les alumbran y les guían son, sin duda, sus padres. Los niños nacen teniendo ya unos padres determinados, no al revés. No son los niños los que eligen a sus padres, sino que son los padres los que deciden tener, o no, a los hijos. De ahí la inmensa responsabilidad de ser padre. Los niños nacen dejándose manejar y guiar por sus padres. Es una ley de la naturaleza y nadie podrá sustituir a los padres en la tarea de educar a los hijos en los primeros años de la vida. Otras personas podrán ayudarles, pero nunca sustituirles. Esto, claro, en circunstancias normales, porque excepciones siempre las habrá. Cuando los niños se hacen ya mayorcitos empiezan a buscarse, más o menos libremente, otras estrellas que les guíen, al lado o al margen de sus padres. Suelen ser los amigos y amigas, los educadores, los medios de comunicación, la calle. La mayor parte de los que trabajamos en esta hoja de <Betania> somos educadores o padres de niños. Nuestra responsabilidad es grande, porque, queramos o no, podemos ser luz o estrella para algunas personas. Una luz muy pequeñita, pero, al fin y al cabo, luz. La estrella que guio a los Magos les condujo hacia Jesús; nosotros, ¿hacia dónde guiamos a las personas que buscan en nosotros orientación y guía? La responsabilidad de las estrellas es siempre grande, aún en lo pequeño. Debemos aceptar nuestro papel, y nuestra responsabilidad, de estrellas, sabiendo, eso sí, que como estrellas sólo podemos orientar, no forzar. La estrella aparece para orientar, no para arrastrar. Como la estrella de Belén.

La estrella de Jesús, la estrella de Dios, quiere iluminar a toda persona que viene a este mundo. Jesús no fue entonces sólo de los judíos, como ahora no es sólo de los católicos. La luz del evangelio es una luz universal, católica; el sol de Jesús sale cada mañana sobre buenos y malos, indistintamente. La Epifanía es la fiesta de la universalidad de la Iglesia de Cristo, su manifestación al mundo entero. Somos cada uno de nosotros los que tenemos que decidir en cada momento si queremos, o no, dejarnos iluminar por la luz de Cristo. Sin distinción de lenguas, razas, sexos, o economías. Así lo predicó siempre San Pablo y bastantes disgustos y persecuciones le costó esta defensa de la universalidad de la Iglesia de Cristo. En este día de la Epifanía del Señor agrandemos nuestro corazón cristiano, para que puedan caber en él todas las personas de buena voluntad. Todos somos, potencialmente, coherederos de Cristo. No recortemos, con actitudes exclusivistas, o xenófobas, las alas universales de la Iglesia católica de Cristo.

Hoy es también el día de los regalos. Es una tradición bonita y muy cristiana: regalar a alguien amor y amistad. Que el regalo sea, por encima de cualquier otra consideración, sólo, o preferentemente, eso: regalar amistad y amor. Podremos necesitar algunas otras cosas, pero lo que todos necesitamos es amar y ser amados. Convirtamos la fiesta del regalo en la fiesta de la amistad y del amor. Por Gabriel González del Estal. Betania. Es.


Leave a comment

Bible, Acts of the Apostles 2

In the last article starting the Acts of the Apostles, we discovered how the Apostles assumed the authority Jesus established in them. Just by a casting of Peter’s shadow, which would be considered superstitious or idolatry by denominations, is a means of God’s Grace, chosen by God. The authority of the Apostles is real and is lived and experienced by the people. It was something celebrated by the people. The hierarchy of the Church is well under way and common knowledge in its time. Continue reading


Leave a comment

Domingo de la Sagrada Familia

Hay quien dice que la familia está en crisis. Contemplamos cómo muchos matrimonios se separan y se olvidan del compromiso adquirido. El hombre de hoy parece que no entiende muy bien lo del compromiso para toda la vida. El matrimonio es como una planta que hay que cuidar. El fallo está en no cuidarlo día a día, con los pequeños detalles y con la dedicación de quien sabe que es su mayor tesoro. Continue reading


Leave a comment

One Day Left

One more day and Christmas is here! Depending on when you read this, it may be only hours away or have already come! I hope you have benefited from this Advent season in preparation for the coming of Jesus. If not, there is still time to invite Jesus into your home and hearts.

Maybe you can do it before you go to bed on Christmas Eve. The night Jesus is born, you can welcome Him into your home. If you do not know what to say, just say: Continue reading