St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!


Leave a comment

Domingo de la Santísima Trinidad ciclo A 2017

La fiesta de la Santísima Trinidad puede dar pie a las reflexiones teológicas más profundas sobre Dios o a la experiencia de amor más grande. O quizá a las dos cosas. Cada vez que leo este evangelio me maravillo de la sencillez con la que Jesús nos muestra quién es Dios, cómo es Dios, que hay en su corazón. Y es que nosotros, muchas veces, la tergiversamos y la amoldamos a nuestros intereses. Pero Dios no se deja atrapar por nuestras manipulaciones. Continue reading


Leave a comment

Domingo de la Santísima Trinidad ciclo A 2017

La fiesta de la Santísima Trinidad puede dar pie a las reflexiones teológicas más profundas sobre Dios o a la experiencia de amor más grande. O quizá a las dos cosas. Cada vez que leo este evangelio me maravillo de la sencillez con la que Jesús nos muestra quién es Dios, cómo es Dios, que hay en su corazón. Y es que nosotros, muchas veces, la tergiversamos y la amoldamos a nuestros intereses. Pero Dios no se deja atrapar por nuestras manipulaciones. Continue reading


Leave a comment

Sexto domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Libres, capaces de hacer el bien o de hacer el mal. Tenemos ante nosotros, de forma continua, dos caminos: uno que nos aleja de Dios, otro que nos acerca a Él. Uno, es verdad, fácil de recorrer, cómodo de andar, atractivo a nuestros ojos. El otro empinado, duro y estrecho, poco apetecible a nuestro espíritu de sibaritas. Pero ya sabemos por la fe, y por la experiencia muchas veces, que al término del camino ancho nos aguarda la tristeza, el fracaso, la angustia, la muerte. En cambio, después de recorrer el camino duro encontramos la paz, la alegría, la esperanza, la vida. Continue reading


Leave a comment

Domingo XXXIV tiempo ordinario ciclo C 2016

Tenemos derecho a pensar que cuando el Papa Pío XI, en el año 1925, instituyó la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo, tenía motivos suficientes para hacerlo. Hoy las circunstancias sociales, políticas y religiosas en las que vive nuestra sociedad son muy distintas de las circunstancias históricas en las que vivía la Iglesia Católica y la sociedad de principios del siglo XX. Hoy no queremos que nuestra Iglesia Católica aparezca como un Estado y un poder político, frente a los otros Estados políticos. Queremos, eso sí, que Jesucristo reine en el mundo, pero no al estilo de los reyes que gobiernan los Estados del mundo. Fue el mismo Jesucristo el que nos dijo que su reino no era de este mundo, porque él no había venido a gobernar la tierra al estilo de los reyes del mundo. En el prefacio de la misa de hoy se nos dice que el reino de Jesucristo es un reino de la verdad y de la vida, de la santidad y de la gracia, de la justicia, del amor y de la paz. Desgraciadamente, los reinos de este mundo no son así. En el mundo en el que nosotros vivimos triunfa muchas veces la injusticia, la mentira, la guerra y el desamor. Yo creo que el buen ladrón intuyó esto con claridad, cuando en el último momento, desde su cruz cercana, vio la mirada llena de amor y de perdón de aquel compañero al que llamaban Jesús. Este compañero, Jesús, estaba muriendo como víctima de la injusticia del mundo, pero era consciente de que moría por amor al mundo, para salvar al mundo de la injusticia. Este buen ladrón, arrepentido, quería abandonar el reino de pecado, desamor e injusticia en el que él había vivido hasta entonces, y quería de verdad morir en ese reino de amor, de santidad y de gracia que predicaba su compañero Jesús. Por eso, arrepentido y lleno de confianza, se atrevió a exclamar: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. Continue reading


Leave a comment

Domingo X Tiempo Ordinario

Dios quiere la vida, por eso devuelve la respiración al hijo de la señora que había hospedado en su casa al profeta Elías. Jesucristo se enfrenta a la muerte y la vence. El hijo de la viuda de Naín vuelve a la vida. Es un reto, el de vencer a la muerte, al que Cristo no se ha resistido nunca. No en vano, Él dijo que había venido para que los hombres tuvieran vida y la tuvieran abundantemente. Esta vida que Cristo traía y quería no es solo una vida del más allá, sino también una vida de acá, una vida en el mundo pensado y creado para todos los hombres y en donde todos los hombres tienen derecho a encontrar su hogar. Trabajar en favor de la vida es un reto de nuestro mundo a todos los hombres de buena voluntad. Es un reto, por eso, para todos los cristianos. Continue reading


Leave a comment

“Echad la red”

En la escena de la pesca Jesús el Señor resucitado, el vencedor de la muerte dice a sus discípulos “echad la red”. Los siete discípulos representan a toda la Iglesia, que debe dar testimonio de su fe; los 153 peces quizá simbolicen el número de naciones conocidas entonces, porque a todos se les anuncia la Buena Noticia. Al principio no pescan nada, pues sin la presencia de Jesús la Iglesia no puede nada, aunque emplee los medios más modernos en la transmisión de la fe. Continue reading