St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!

XV domingo tiempo ordinario ciclo A 2017

Leave a comment

Al sembrar, un poco cayó al bode del camino; otro poco cayó en terreno pedregoso; otro poco cayó entre zarzas; el resto cayó en tierra buena. La parábola nos cuenta lo que hacía un sembrador normal, en tiempo de Jesús. Hay que suponer que la intención del sembrador y la semilla que sembraba siempre eran igualmente buenas; el sembrador sembraba con la esperanza y el deseo de que toda la semilla que él esparcía en la tierra pudiera dar fruto abundante. Parece que la dificultad de una buena cosecha, tal como se describe en esta parábola, no estaba en la torpeza del sembrador, ni en la mala calidad de la semilla, sino en la mala calidad y en las malas condiciones de la tierra en la que se sembraba. A pesar de todo, el sembrador seguía sembrando año tras año. Es posible que hoy muchos de los sembradores de la palabra de Dios, los predicadores y los catequistas, tengan que sembrar su semilla en un campo, en una tierra parecida a las tierras en las que sembraban los buenos sembradores galileos. Tenemos que sembrar a voleo, en una tierra en la que hay muchos bordes de camino, mucho terreno pedregoso, muchas zarzas, y algunos trozos de tierra buena. La dificultad del terreno y la dificultad de la siembra en terreno pedregoso y lleno de zarzas, no debe desanimar nunca a los buenos predicadores, aun sabiendo que la cosecha no será excesivamente abundante. Debemos, por supuesto, afinar la puntería al sembrar y usar las mejores técnicas y tácticas para conseguir la mejor cosecha posible, pero sabiendo que la siembra de la palabra de Dios en nuestra sociedad y en nuestro tiempo actual es una tarea difícil y llena de obstáculos. Sembremos nosotros en cada momento la palabra de Dios como mejor sepamos y podamos, y pidámosle a Dios que sea él, con su gracia, el que dé a nuestra semilla el incremento abundante.

El profeta Isaías quiere animar a su pueblo, asegurándole que su Dios, el Dios de Israel, es un Dios cercano, que “riega los surcos, iguala los terrenos, con su llovizna los deja mullidos y bendice sus brotes; porque la acequia de Dios va llena de agua”. En esto tenemos que confiar también hoy nosotros: que en la acequia de Dios hay agua suficiente y que el Señor bendecirá nuestra semilla, si nosotros la sembramos con esmero y amor. Aunque muchas veces nos cueste ver el fruto de nuestro trabajo. El trabajo, la paciencia, la constancia y la esperanza en Dios siempre fueron virtudes propias de los sembradores cristianos. Procuremos que la semilla que nosotros sembramos caiga en tierra buena y confiemos en que Dios dará a la semilla un fruto bueno y abundante.

Sin esta esperanza firme y constante, san Pablo no hubiera podido sembrar la palabra de Dios con la fuerza y el amor con que lo hizo. San Pablo espera, con una esperanza iluminada por su gran fe en Cristo Jesús, que el reino de Dios llegará pronto. Porque “la creación entera está gimiendo con dolores de parto… aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios”. Mientras vivimos en este mundo nuestro, carnal y material, los dolores y los sufrimientos son habituales y constantes, pero nuestra fe y nuestra esperanza nos dicen que el Señor recompensará con creces nuestro afanado vivir en este mundo mortal. Los que creemos en Jesús resucitado “ya tenemos las primicias del Espíritu y aguardamos con esperanza firme la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo”. Con esta esperanza vivimos. Por Gabriel González del Estal. Betania. Es.

P. Diego Ospina

 

Author: stjosephstmary

We are two Catholic Churches close to downtown Freeport, IL. Our communities are over 150 years old and have been dedicated to our lord Jesus Christ since our inception. We believe in God the Father almighty, creator of heaven and earth, and in Jesus Christ, His only Son, our Lord, who was concieved by the Holy Spirit, born of ythe Virgin Mary, suffered under Pontius Pilot, was crucified, died and was buried; he descended into hell; on the third day he rose again from the dead; he ascended into heaven, and is seated at the right hand of God the father almighty; from there he will come to judge the living and the dead. I believe in the Holy Spirit, the holy catholic church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body, and life everlasting. Amen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s