St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!

1er Domingo de Cuaresma ciclo A 2017

Leave a comment

Esta frase del profeta Joel, puesta en la primera lectura, me parece una frase que resume muy bien el mensaje teológico y pastoral que debe tener la liturgia del miércoles de ceniza. Esta frase está puesta inmediatamente antes e inmediatamente después de la palabra “convertíos”. Es decir, que para convertirse, según el profeta Joel, lo que hay que hacer es rasgar los corazones y no las vestiduras. Rasgar el corazón, evidentemente, es cambiar el corazón. Y esta es, creo yo, la mejor penitencia que una persona puede imponerse a sí misma durante la cuaresma litúrgica y durante la gran cuaresma que dura la vida entera. Ya San Agustín lo vio muy claro, cuando dijo: “cambia tu corazón y verás cómo cambian tus acciones”. Muchas veces, nosotros empezamos por lo segundo: intentamos cambiar nuestras acciones, pero no queremos cambiar el corazón. Así, por ejemplo, en cuaresma nos imponemos algunas penitencias, como guardar el ayuno y la abstinencia, pero dejamos que nuestro corazón siga gobernado por malos impulsos, por el impulso del orgullo, de la lujuria, del egoísmo. Si el ayuno y la abstinencia no nos ayudan a cambiar nuestro corazón, el ayuno y la abstinencia no nos sirven para nada. Bueno, quizá nos sirvan para mejorar nuestra salud física, que ya es cosa harto buena, pero no es ese el sentido penitencial que la piedad cristiana ha atribuido siempre a la práctica cuaresmal del ayuno y la abstinencia. Y como nuestro corazón sigue vivo mientras nosotros vivimos, todos los días de nuestra vida deberemos trabajar en esta tarea de cambiar nuestro corazón, para poder así convertirnos al Señor. De hecho, nuestro corazón es nuestro principal campo de batalla. En esta batalla no podemos ser neutrales; deberemos luchar continuamente contra nosotros mismos, es decir, contra los malos impulsos que están enraizados en nuestro propio corazón.

También en el tema de la limosna y en el tema de la oración, lo más importante, desde el punto de vista espiritual, no son las acciones en sí mismas, sino la intención con la que las hacemos. Si damos limosna, o si rezamos, para ser vistos y presumir de santidad ante los que nos ven, nuestra limosna y nuestra oración no nos sirven a nosotros para nada. Puede servirles a aquellos a los que damos limosna, o a aquellos por quienes rezamos, pero nuestro Padre celestial no nos va a recompensar por ello. También la limosna y la oración deben contribuir a rasgar nuestro corazón, a hacernos más caritativos y mejores personas. La limosna y la oración no son fines en sí mismos, sino medios para cambiar nuestro corazón y hacerlo más parecido al corazón de Cristo, es decir, al corazón de nuestro Padre Dios.

La reconciliación con Dios y con los hermanos debe ser siempre un principal fruto cuaresmal. El corazón que no ama a Dios y al prójimo, no es un corazón cristiano. Amar es perdonar, amar es comprender, amar es ayudar. La cuaresma es un tiempo favorable para la salvación, como nos dice hoy San Pablo en su segunda carta a los Corintios. Rasgar el corazón, en la cuaresma, unidos a Cristo, nos ayudará a recibir la justificación de Dios. No echemos en saco roto la gracia de Dios. Por Gabriel González del Estal. Betania. Es.

Diego Ospina

Author: stjosephstmary

We are two Catholic Churches close to downtown Freeport, IL. Our communities are over 150 years old and have been dedicated to our lord Jesus Christ since our inception. We believe in God the Father almighty, creator of heaven and earth, and in Jesus Christ, His only Son, our Lord, who was concieved by the Holy Spirit, born of ythe Virgin Mary, suffered under Pontius Pilot, was crucified, died and was buried; he descended into hell; on the third day he rose again from the dead; he ascended into heaven, and is seated at the right hand of God the father almighty; from there he will come to judge the living and the dead. I believe in the Holy Spirit, the holy catholic church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body, and life everlasting. Amen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s