St Joseph and St Mary Parishes in Freeport, IL

What's new for St Joseph and St Mary Parishes!

Domingo XXI Tiempo Ordinario Ciclo C

Leave a comment

En los tiempos de Jesús los judíos creían, mayoritariamente, que sólo podían salvarse los que pertenecían al pueblo de Israel, porque sólo ellos eran los destinatarios de las promesas que Yahveh había hecho a Moisés y a los patriarcas. La pregunta que en aquel tiempo se hacían los rabinos y maestros de la Ley judía era si realmente se salvarían muchos o pocos de los herederos del reino de Dios. La respuesta de Jesús fue realmente sorprendente para ellos, y seguramente que también desconcertante e irritante para todos aquellos judíos que pensaban que por haber comido y bebido con Jesús, por ser sus paisanos y convecinos, tenían ya asegurada la salvación. Jesús les dice que no se iba a salvar nadie por el simple hecho de ser judío, de haber comido y bebido con él, o por haberle escuchado en sus plazas. Para salvarse lo que había que hacer era esforzarse en entrar por la puerta estrecha, es decir, ser fieles a Dios y amar al prójimo. Esta condición era tan necesaria para los judíos como para los no judíos y, en este sentido, Jesús se atreve a decirles que muchos no judíos serán los primeros en entrar en el reino de Dios, mientras que muchos judíos no entrarían, o entrarían los últimos. Para entender bien esta respuesta de Jesús, debemos recordar lo que nos dice el evangelista Mateo, en el capítulo 25, cuando Jesús les habla a los judíos sobre el juicio final y dice quiénes estarán a su derecha y quiénes a su izquierda, o cuando Jesús dice esta misma frase sobre los últimos y los primeros aplicada a los obreros que, siendo enviados a distintas horas a la viña, todos cobrarían, sin embargo, lo mismo (20, 16). Bien, tratando de aplicar ahora esta frase a nuestro tiempo podríamos decir que, según Jesús, para salvarse lo principal no es ser socialmente cristiano, o no ser socialmente cristiano, sino esforzarse en ser buenas personas, amando a Dios y al prójimo sobre todas las cosas.

Este texto del tercer Isaías afirma, sin rodeos, que la salvación está al alcance de todas las gentes, sean de la nación que sean. Es un texto escrito precisamente en el momento en el que Esdras y Nehemías proponían barreras étnicas, para no contaminarse con los paganos. El Dios de Israel es el único Dios y no rechazará a nadie que le invoque devotamente. También para el autor de este escrito, como para Jesús, lo importante para salvarse es un corazón contrito y humillado ante Dios, porque un corazón contrito y humillado Dios no lo desprecia.

Hoy no está muy de moda la corrección paterna, ni cualquier otra clase de corrección, pero el que no esté de moda no quiere decir que no sea buena y necesaria. San Agustín decía frecuentemente que prefería que le corrigiera el sabio, a que le elogiara el necio. El reconocimiento de nuestros pecados es un principio necesario para nuestra conversión; por eso, debemos estar agradecidos al que nos reprende y busca nuestro bien. Dios siempre quiere el bien de todos sus hijos, por eso, porque nos ama, nos reprende a través de la voz de la conciencia, o de otras muchas maneras. Como nos dice el salmo: cuando escuchemos la voz del Señor, no endurezcamos nuestro corazón. Por Gabriel González del Estal. Betania. Es.

Diego Ospina

Author: stjosephstmary

We are two Catholic Churches close to downtown Freeport, IL. Our communities are over 150 years old and have been dedicated to our lord Jesus Christ since our inception. We believe in God the Father almighty, creator of heaven and earth, and in Jesus Christ, His only Son, our Lord, who was concieved by the Holy Spirit, born of ythe Virgin Mary, suffered under Pontius Pilot, was crucified, died and was buried; he descended into hell; on the third day he rose again from the dead; he ascended into heaven, and is seated at the right hand of God the father almighty; from there he will come to judge the living and the dead. I believe in the Holy Spirit, the holy catholic church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body, and life everlasting. Amen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s